Elegir la carrera es una de las decisiones más importantes de la vida. Aquí presentamos 10 razones por las que posiblemente estudias odontología, y por las que vale la pena levantarse a clase todos los días.

Ayudar a las personas y a la comunidad

1. Te gusta ayudar a las personas y servir a la comunidad

Algunas personas nacen con la vocación de ayudar a los demás y es probable que tú seas una de ellas. Estar en contacto con las personas y poder ayudarlas cuando te necesitan es algo que además de llenarte, te aporta en tu crecimiento personal y te brinda satisfacción.

2. Alguien de tu familia es odontólogo y te inspiró a hacerlo

Hay profesiones que se escogen por tradición, pero también por vocación. Tener un odontólogo en la familia, conocer su trayectoria y admirar su labor, es la inspiración que muchos obtienen y que los llevan a escoger la odontología como profesión.

3. Tienes una fijación con los dientes y te encanta verlos en perfectas condiciones

Puede pasarte, que cuando conoces a alguien siempre te fijas en su sonrisa, la detallas metódicamente y te cuestionas si podría mejorar o no. Si alguna vez has pensado que se trata de una obsesión, no te preocupes, pronto serás el diseñador de sonrisas perfectas y el mundo te lo agradecerá.

4. Durante el colegio te iba bien en biología y química

Desde el colegio, muchas personas empiezan a definir qué carrera van a estudiar según las materias en las que mejor les va. Otras, simplemente esperan a que el tiempo lo decida y terminan estudiando algo que no imaginaban, sobresaliendo en ello y amando su profesión..

5. Querías ser un artista, pero enfocado a la salud

Ser odontólogo implica tener muchos conocimientos en torno a la salud, pero también desarrollar una gran habilidad manual para intervenir a los pacientes. Es por esto que los odontólogos, además de contribuir en aspectos de la salud bucal, son artistas de las sonrisas.

6. Te gusta conocer nuevas personas cada día

Por el consultorio de un odontólogo pasan muchos pacientes al día. Conocer personas, escuchar sus historias y tener buenas relaciones personales, son una buena razón para aprender todos los días de los demás.

 

7. Te gusta aprender siempre y retar tu conocimiento

La carrera de odontología tiene algo que la hace fascinante y es que todos los días hay algo nuevo que aprender. Bien sea a través de la investigación, del manejo de casos clínicos, o de nuevas recomendaciones para los pacientes, actualizarse te permitirá mejorar todos los días.

8. Tendrás buenas oportunidades laborales

Las carreras en el área de salud, como odontología, tienen un alto impacto en la sociedad. Es por esto que las oportunidades laborales son variadas y un egresado de odontología puede ejercer en tanto en el campo clínico, como en el administrativo, comunitario, la docencia, la investigación, el sector público o privado1.
*1 Referencia tomada del perfil del egresado de varias universidades de Odontología de Colombia.

9. Disfrutas tanto de la teoría como de la práctica

La carrera de Odontología tiene una ventaja y es que complementas tus conocimientos con las prácticas que se hacen durante la carrera. Esto permite que cuando terminas, ya has tenido experiencia ejerciendo lo que aprendes y puedes desenvolverte mucho mejor.

10. Estudiando puedes superarte como persona y apoyar a tu familia

Estudiar y aprender cada día esa una de las mejores formas de superarte como persona. Cada que aprendes algo, o cada que escalas un poco en tu vida profesional, estás aportándole algo al mundo y ese crecimiento hará sentir a tu familia muy orgullosa de ti.